Durante mis más de 30 años de experiencia. Parte 2

Aunar significado y forma en la enseñanza de las lenguas es el objetivo de diversos métodos y procedimientos en la actualidad. Tanto si las reglas gramaticales se enseñan deductiva o inductivamente, el alumno de lenguas debe aprender la gramática de una lengua, y ésta incluye la morfología, la sintaxis, la semántica, la fonología y la fonética, para poder desenvolverse en esa lengua; además de otros aspectos comunicativos del lenguaje que conformarán su competencia comunicativa.

Afortunadamente, la enseñanza de lenguas de especialidad, puso de manifiesto la necesidad de cambiar este enfoque logocéntrico y derivarlo hacia los intereses y necesidades específicas de los estudiantes, lo que implica un enfoque psicocéntrico ineludible, que se manifestaría en todos los ámbitos de la enseñanza de lenguas; en la selección, graduación, contextualización, integración de destrezas e intrínseca diferenciación de los contenidos, no solo por especialidades sino también, por niveles y destrezas. Este nuevo enfoque, es conocido como enfoque centrado en el alumno, en contraposición al enfoque centrado en el lenguaje, que ha caracterizado durante muchos años, y caracteriza todavía, muchos currículums y materiales de enseñanza de lenguas.

Por otra parte, los contenidos utilizados, en muchos casos, carecían de interés para la mayoría de los estudiantes por varias razones, siendo la primera, que han sido elegidos por su contenido lingüístico y no por su interés individual o general. Otras razones serían, su falta de relación con la importancia e interés que dichos contenidos puedan tener para ese determinado grupo de alumnos (criterio psicocéntrico), correlación con la actualidad social de los estudiantes (criterio sociocéntrico) y falta de conexión entre ellos mismos. Es decir, los contenidos han sido seleccionados siguiendo un criterio logocéntrico, atendiendo a la importancia del lenguaje que deben aprender. Este es un enfoque centrado en el lenguaje y no en el estudiante.

Utilizar artículos sobre la misión espacial a Marte o las especies animales en peligro de extinción en Sumatra, o similares; como contenidos para el aprendizaje de una lengua, se me antojan irrelevantes para la mayoría de los estudiantes de cualquier lengua, lo que va en contra de unos de los principios fundamentales del enfoque basado en el estudiante, que trata de lograr que los alumnos aprendan en función de sus características, necesidades e intereses particulares, y que adquieran los conocimientos y las habilidades que les permitan desenvolverse eficazmente en la sociedad. Dudo mucho que contenidos tan dispares y específicos como los ejemplos anteriores, tengan capacidad de crear un contexto similar a los que se van a enfrentar cuando hagan uso de la lengua que están aprendiendo, o incluso de aquella o aquellas que ya conozcan.

El objetivo último de cualquier lenguaje es la comunicación. Ese es su alma mater, la razón de su existencia. La comunicación facilitada por el lenguaje se establece, en todos los casos, entre seres humanos; y al tratarse de lenguas extranjeras, entre seres humanos de diferentes culturas. Con el fin de poder interactuar con esos seres humanos que hablan otras lenguas, a los estudiantes no les queda más remedio, en muchos casos, que viajar a sus países donde conocerán sus territorios y costumbres, y allí, se encontrarán con diferentes variedades del lenguaje que están aprendiendo, dependiendo de las zonas geográficas a donde se dirijan, las personas con las que interactúen y las situaciones a las que se enfrenten. El choque cultural que experimenten va a afectar, en mayor o menor medida, su visión del mundo, de la cultura extranjera, de la propia, y de ellos mismos.

Como profesores de lenguas, somos la ventana al mundo exterior de su propia cultura y esto nos hace mentores. No se trata sólo de las habilidades lingüísticas, sino también de las habilidades sociales y culturales que podrían, eventualmente, contrastar con su propia visión del mundo o modelo mental de la realidad.

Adicionalmente, todos los estudiantes van a necesitar una serie de herramientas y estrategias para facilitar el aprendizaje de la lengua y una actitud personal que se va a ver afectada por todos los factores y circunstancias expuestas anteriormente.

Publicado en Aprender y etiquetado , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *